quarta-feira, 12 de julho de 2017

uno dos tres, probando....


Después de muchos meses fuera de aire... aquí estoy, con muchas cosas para contar... 


uno dos tres, probando...




iujuuuuu... Tengo computadora (la misma de siempre), también ahora tengo seña de internet, compré cámara nueva (para skypear...). Pero la impresora todavía no me funciona. 
Digo tengo porque hasta hace un mes, después de haberle pedido a mi marido que me ayudase con la instalación de un pendrive receptor de wifi....... La historia es larga. En resumen... terminé resloviéndolo yo. Un paso cada vez... Ahora sólo me falta conseguir un cable para la impresora porque en la mudanza lo tiré a la basura!!!!

Siiiiii.... Mudanza...
Desde inicios de Junio estamos en nuestro departamento en la playa. Como les conté, después de venir pagando por varios años se hizo realidad. Salir de la casa fue toda una aventura. Primero porque tuve que decir basta de guardar cosas, inclusive a mi hijo que ya no vive con nosotros pero, tenía casi los dos pies en casa (por la cantidad de cosas que nunca se llevó). Segundo, porque el hecho de vivir en una casa con amplios espacios te invita a tener y tener y tener, total: todavía hay lugar para guardar. Tercero, porque desde que decidimos mudarnos hasta que el departamento quedó "listo" pasó poco tiempo (casi 3 meses). Aventura también porque, al igual que pasó con la computadora, terminó sobrando para mí: total yo puedo encargarme, yo tengo tiempo y sino me lo hago, yo consigo pensar en varias cosas al mismo tiempo, yo consigo conversar mejor con el personal de servicios en general, yo soy la que sabe dónde está todo y cómo los otros quieren las cosas.... y así vamos... En realidad no me quejo, me sorprendo con la cantidad de cosas que hice en tan poco tiempo (aunque de costura, nada...) 

No puedo quejarme... Con mi media naranja soñamos y medimos cada espacio
 

hasta que de a poco se fue transformando... Ya les mostraré...

Aunque la lista de lo que hice es laaaarga, despertarme todas las mañana escuchando el murmullo de las olas es impagable...



y ni hablar de los atardeceres...


Es toda una experiencia y, a aunque tengo que lidiar con las nuevas distancias, con las cosas que no encuentro, con el medio campamento en mi living...

 
estoy muuuuuuyyyyyy feliz porque nuestro cuarto, como dijo mi ex vecina, "parece un cuarto de hotel, si no fuese por la colcha que tiene tu cara...."


Estoy feliz porque cada rinconcito que vamos terminando tiene nuestra cara. Estoy feliz porque aunque estuve corriendo para todos lados y en muchos momentos me encontraba en el medio del camino sin acordarme qué tenía que hacer o para dónde tenía que ir... valió la pena. Cada segundo valió la pena. Verla a mi mamá que se está incorporando a los nuevos espacios y que está volviendo a adquirir independecia (la que su edad y cabeza le permiten) es maravilloso!!!




Y así vamos... dando un paso de cada vez antes de que mi marido se anime a cruzar el charco....

La verdad es que para un, dos, tres, probando.... ya les conté bastante...

Besos. Que tengan una semana maravillosa


 








Um comentário: